Galerías

El balance de blancos y su cámara PDF Print Email
Written by   
Article Index
El balance de blancos y su cámara
Page #
All Pages
 
El balance de blancos puede tener un efecto dramático sobre sus fotos, para bien o para mal, en dependencia de cuán preciso haya sido para cada fotografía en específico. Demos un rápido vistazo a este importante pero con frecuencia ignorado aspecto de la fotografía digital.
 
¿Qué es el Balance de Blancos?
 
Los diferentes tipos de luz confieren tonalidades de color diferentes en los objetos. Las bombillas de luz incandescente de uso común o estándar producen una luz rojiza, cálida mientras que las de luz fluorescente tienden a producir un color más frío verde-azuloso. Con frecuencia el color de la luz es referido como temperatura de color, en la que el rojo figura en el extremo más cálido del espectro y el azul en el más frío. Nuestros ojos se acomodan fácilmente a esta diferencia de manera que un pedazo de papel blanco se ve blanco al ser iluminado por cualquier tipo de luz, pero las cámaras funcionan de manera diferente. Si la información de imagen “raw” (en bruto) de la cámara es vista sin compensar el color de la fuente de luz, un pedazo de papel blanco expuesto a una luz cálida se verá rojo, y si la luz es fría se verá azul. 
 
La forma de compensar las diferentes fuentes de luz con distinta temperatura de color en las imágenes fotográficas se obtiene balanceando el cambio rojo-azul. Si en la foto aparece un papel, por ejemplo, y sabemos que es una hoja blanca, podemos aplicar en la cámara una variación rojo-azul para forzar que el papel se vea blanco y de esta manera el resto de los colores se acomodará agradablemente en su lugar. Básicamente, el balance de blancos consiste en añadir o sustraer rojo o azul en la imagen hasta que los canales rojo, verde y azul se emparejen para mostrar objetos neutrales (grises o blancos).
 
El balance
 
Llegado a este punto, puede parecer simple escoger un objeto neutral en la foto y simplemente rebalancearla en base a ese objeto. Algunos softwares simplifican la opción de poder balancear a un gotero o "dropper" con el que se hace “click” sobre un objeto neutro. Mi programa Qimage  posee esta facultad por ejemplo en el filtro "batch", para procesar lotes. Sólo haciendo "click" en el gotero en la sección "White Balance" y luego haciendo "click" sobre un objeto gris/blanco en la foto, toda la imagen es sometida a un balance para remover los tintes de color causados por un balance de blancos inapropiado. Una camisa blanca con RGB 200,225,245  tendrá un fuerte tinte color aguamarino/azul que indicará un error en el balance de blanco. Haciendo click sobre la camisa para conseguir el balance hará que el RGB sea 225,225,225, con lo que la camisa lucirá blanca en lugar de azul al incrementar el canal de rojo y disminuir el de azul para emparejarlos con el verde. ¿Por qué el canal del verde no se altera y sólo cambian los de rojo y azul? Porque generalmente el canal del verde es considerado el canal de “luminosidad”. Aunque técnicamente el verde no es estrictamente un canal luminoso, no tiende a variar como lo hacen el rojo y el azul debido a las diferentes temperaturas de color.
 
Balance a posteriori
 
A estas alturas, usted debe estar pensando que todo esto no es más que un asunto menor sin grandes complicaciones. Ponga la cámara en control de blancos automático (AWB) y desee que todo salga bien. Si no, simplemente después haga click sobre un objeto neutral y vuelva a balancear o utilice curvas para ajustarlo manualmente. Aunque eso corregirá las tonalidades de color causadas por el erróneo balance de blancos y restaurará la neutralidad, suele haber problemas cuando se reajusta el balance de blancos a posteriori. Si usted está exponiendo en JPEG, sus fotos están procesándose dentro de la cámara. Eso significa que es la cámara la que ya decidió como procesar el color en base a la información disponible cuando fue tomada la foto. Este proceso toma en consideración el balance de blancos y crea colores a medida que estos surgen asumiendo que el balance de blancos es el correcto.
Si usted varía después ese balance, ya no se beneficiará del complejo procesamiento de color de que es capaz la cámara, que debió haberse realizado en base a un balance correcto, por lo que habrá tonos de color indeseados (usualmente tenues), como rojos que aparentan ser naranjas, azules con apariencia de violetas (o viceversa), y así por el estilo. Si usted está exponiendo en Raw, esto es menos preocupante ya que el balance de blancos puede ser generalmente corregido en el software de procesamiento raw, que hace posible reprocesar el color de la foto en base al cambio de balance de blancos. En el modo JPEG --que significa que la foto ya está procesada--, es imposible modificar el presupuesto original de colores que hizo la cámara partiendo de una lectura incorrecta del balance de blancos.
 
Haciéndolo bien desde el principio
 
Con todo, la mejor manera de minimizar las tonalidades irreales es asegurándose de que el balance de blancos está correctamente fijado en la cámara de modo que ésta pueda saber la temperatura de color de la fuente de luz que estamos utilizando. Esto lo conseguimos o bien seleccionado la modalidad de balance de blancos a elección (custom) o fijando el WB (balance de blancos) manual en la cámara. No importa qué cámara use, usted encontrará situaciones de iluminación en las que la cámara fácilmente puede equivocarse y terminará con una horrible tonalidad en sus fotografías.
Eso suele suceder cuando se expone en condiciones mixtas de luz interior o se retrata zonas con inclinación a un solo color como hojas de árboles rojas o vegetación verde donde no hay en la imagen ninguna referencia de blanco para la exposición.

 

Foto del mes

Advertisement

Mi galería

Artículos